¿Cuál es la relación del coronavirus con el medio ambiente?

La relación del ser humano y la naturaleza hace tiempo que dejó de ser equilibrada y armónica, provocada por una visión antropocéntrica, donde el ser humano parece ser el ombligo del mundo y actúa a sus anchas sobre los recursos naturales queriendo cambiar las reglas del juego.

 

¡¡¡Pero … ojo!!!, la partida ha dado un giro, un coronavirus nos ha “comido” y nos ha  mandado a casa. Ahora toca tener paciencia hasta que podamos volver a salir, empezar nuestro recorrido para seguir “jugando”.

 

Estos días confinados en casa y saliendo solo para asuntos de primera necesidad hemos tenido la oportunidad de reflexionar y observar cómo el medio ambiente se recupera de algunos de sus principales dolores como el cambio climático, las emisiones de gases de efecto invernadero o la contaminación de las aguas.

 

Hoy, queremos compartir y reflexionar contigo sobre la relación del coronavirus y el medio ambiente, a través de:

  • Las principales causas que han provocado esta situación
  • Cómo el confinamiento nos ha permitido ver la recuperación de la naturaleza y reafirmar nuestro mensaje.
  • 3 acciones que puedes hacer para no volver a la situación anterior

 

  • Las principales causas que han provocado esta situación.

Según la ONU, alrededor del 60% de todas las enfermedades infecciosas en los humanos y del 75% de las enfermedades infecciosas emergentes son zoonóticas, es decir que son transmitidas por los animales.

 

La infografía nos enseña visualmente cómo algunas de las prácticas del ser humano generan cambios en los ecosistemas, y hoy estamos viendo las consecuencias.

Factores que aumentan la aparición de zoonosis

 

  • Cómo el confinamiento nos ha permitido ver la recuperación de la naturaleza y reafirmar nuestro mensaje.

A todos nos han impactado las imágenes que han circulado estos días con calles vacías de tráfico, animales silvestres campando a sus anchas por parques, pueblos y ciudades o canales de agua donde por fin se ha podido ver el fondo. Nos han hecho reflexionar sobre la importancia de parar el ritmo a escala global para dar un respiro al planeta.

 

Silenciado el bullicio y el ajetreo ha llegado la calma, dando paso a ventanas sonoras donde nos sorprende escuchar el sonido de un avión sobrevolando nuestros tejados y oír más alto y claro el canto de las aves silvestres en parques, arbolado urbano o campos cercanos a nuestro hogar.

 

Por una vez hemos podido ver lo que tantas veces decimos y explicamos en nuestras actividades educativas.

 

Estas situaciones, insólitas algunas de ellas, han evidenciado cómo aparcando los coches, limitando el tráfico aéreo y reduciendo la contaminación de grandes industrias se han reducido los niveles de gases de efecto invernadero como el CO2 dando un respiro al planeta y al cambio climático (otro día ya hablaremos de él y de la emergencia climática que tenemos encima…)

 

Ahora todos nos hacemos nuevas preguntas… ¿qué pasará cuando venga la “nueva normalidad”?,  ¿volveremos a la dinámica anterior de un consumo sin mesura?, ¿las emisiones de gases de efecto invernadero tendrán un efecto rebote?, ¿volveremos a viajar a sitios lejíííísimos sin conocer nuestro entorno más cercano?…

 

La respuesta no la podemos aclarar, dependerá de cada uno de nosotros y de nuestra responsabilidad ambiental y social. Pero si que podemos hablar sobre algunas pautas a seguir.

 

  • 3 acciones fáciles que pueden hacer para no volver a la situación anterior.

Práctica la movilidad sostenible

Aparca el coche, anda, muévete en bicicleta, utiliza el transporte público y si necesitas coger el coche intenta compartirlo con compañeros y valora el teletrabajo como una opción. La consecuencia… un aire más limpio y saludable para todos.

Sevicio de bicing

 

Consume de manera responsable

Pásate a la compra local, de proximidad y, si puede ser, ecológica. Te ofrece productos de calidad y con poco recorrido, lo que se traduce en pocas emisiones de gases. Entre todos los beneficios que tiene esta forma de comprar: fomentas la economía local, garantizas la conservación de la biodiversidad, la protección del medio ambiente, pones en valor el trabajo de agricultores/as y el producto fresco está sabrosísimo.

 

Abre tu mente y cambia tus hábitos

Es momento de cambiar tus hábitos para mejorar tu vida. Empieza por lo fácil: cierra el grifo cuando no lo necesitas, separa tus residuos, lleva tus bolsas cuando vayas a comprar… Empieza por lo fácil y adquiere el hábito.

 

Desde nuestra parcela de Nómadas hemos impartido gran cantidad de talleres de movilidad sostenible, uso racional de agua y de la energía, hemos ideado y dinamizado campañas de comercio local, agroecológico y de proximidad…. Y resulta que este confinamiento nos lleva a conclusiones muy similares.

 

¿Será que la educación ambiental es esencial y más que nunca necesaria para hacernos conscientes que somos una ficha más en el tablero de juego?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *