Compost, ¿útil para la escuela?

El compostaje en la escuela es una poderosa herramienta educativa que empodera a niños y jóvenes  a  ser parte de la solución del importante problema que tenemos con los residuos.

 

Mediante el compostaje escolar los alumnos aprenden de manera práctica y participativa muchos de los aspectos que trabajan en el aula como el ciclo de la materia orgánica, entre otros.

 

Actualmente, como sociedad, nos encontramos con importantes retos ambientales a los que nuestros alumnos/as se tendrán que enfrentar en un tiempo no muy lejano, es por ello que empezar a compostar en la escuela consideramos que es un acto de responsabilidad ecosocial.

 

La Unión Europea ha marcado, en el Paquete de Economía Circular plazos y objetivos muy concretos para gestionar separadamente los restos orgánicos (biorresiduos); así, poner un proyecto de compostaje escolar en la escuela no supone únicamente un importante aprendizaje para sus alumnos y alumnas, sino que contribuye de manera real en reducir la cantidad de restos orgánicos destinados a vertederos

 

Puedes ser que al leer estas líneas te surjan una infinidad de preguntas en relación al compostaje y nuestra intención con este artículo no es otra que resolverlas, así que allá vamos:

    • ¿Qué es el compost?
    • ¿Para qué sirve hacer compost en la escuela?
    • ¿Qué puedo tirar al compostador escolar?
    • ¿Qué hago con el compost que se obtiene?
    • ¿Qué necesito para empezar un proyecto de compostaje escolar en mi centro educativo?

¿Qué es el compost?

El compostaje es un proceso natural de transformación de la materia orgánica en compost, abono de gran calidad.

En la escuela, la materia orgánica se genera diariamente con los restos de los almuerzos ( pieles de la fruta, restos de bocadillos, cascaras de frutos secos, restos vegetales de podas, hojarasca en otoño…).

Niño sacando compost

 


¿Para qué sirve hacer compost es la escuela?

Comenzar un proyecto de compostaje escolar tiene infinidad de ventajas educativas y sociales de las que se pueden beneficiar tus alumnos/as. 

 

A continuación te damos las 10 razones más importantes por las que deberías empezar a compostar con tu centro educativo y en la que tus alumnos aprenderán a :

 

    1. Interiorizar el concepto de que la materia orgánica no es basura, sino un importante recurso que se puede transformar en compost, una tierra  de gran calidad para la huerta y el jardín.
    2. Conocer el ciclo de la materia orgánica participando activamente en él.
    3. Aprender el manejo de un compostador y sus herramientas.
    4. Reflexionar sobre la tipología de los residuos que generamos en el centro educativo.
    5. Mejorar las capacidades de análisis y reflexión sobre nuestro modelo de consumo, generación y gestión de residuos.
    6. Buscar el desarrollo del compromiso y  la responsabilidad de los alumnos con su entorno, capacitándoles para tomas de decisiones reflexivas.
    7. Contar con una herramienta educativa en el centro sobre la que se pueden desarrollar las diferentes áreas curriculares.
    8. Involucrar a la comunidad educativa en el aprendizaje y participación en las diferentes fases del proceso de compostaje.
    9. Reducir considerablemente la cantidad de restos orgánicos que llegan a vertedero.
    10. Vivenciar un estilo de vida y aprendizaje consciente y respetuoso con el entorno.

¿Qué puedo tirar al compostaje escolar?

Tener un compostador escolar nos va a permitir poder gestionar todos los restos orgánicos que se generan en el centro educativo, ya sean de los almuerzo del recreo o del comedor escolar sin salir del propio recinto. Además obtendremos un maravilloso abono natural que se podrá utilizar en el huerto escolar, jardines, macetas o repartirlo entre los alumnos para que cultiven sus propias plantas en casa.

 

Qué podemos compostar: 

    • Restos de fruta y verduras
    • Servilletas y pañuelos de papel
    • Restos de comida
    • Restos de carne y pescado
    • Cáscaras de huevo, mariscos y frutos secos
    • Posos de café e infusiones
    • Restos de jardinería

Qué se puede tirar en el compostador

Para que el proceso de compostaje funcione correctamente es muy importante mantener el equilibrio entre los restos orgánicos frescos como restos vegetales (ricos en nitrógeno) y los restos secos como hojas y ramas (ricos en carbono).

 

Cada vez que se realice un aporte de material fresco es muy importante incorporarle material seco también denominado estructurante. La combinación de ambas hará que consigamos que el proceso de compostaje funcione correctamente obteniendo un compost de calidad y sin molestias.


¿Qué hago con el compost que se obtiene?

Pasados varios meses desde el inicio del proceso de compostaje obtendremos el deseado producto final. Una tierra con gran cantidad de nutrientes que podremos aplicar directamente al huerto escolar si se dispone de él,  aplicarlo entre las diferentes jardineras del centro escolar, macetas o repartirlo entre los alumnos.

Plantas con compost

La cosecha del compost es un momento muy especial donde los alumnos vivencian como se ha transformado en tierra  la “basura” que anteriormente ellos mismos habían tirado.

 

Para realizar la cosecha es necesario disponer de un espacio donde se extenderá el compost y se procederá a su cribado. En una actividad manipulativa y participativa muy enriquecedora.

 

Cuando el compost está maduro es necesario cribarlo para eliminar las partes más gruesas que todavía no se han descompuesto (ramas, hojas, huesos, cascaras…). La criba la podemos hacer nosotros mismos en el centro educativo o adquirirla.

 

Recomendamos no desperdiciar esta experiencia y aprender al máximo de ella, ya que mediante la criba podremos reconocer e identificar aquellos elementos de lenta descomposición pero muy probablemente encontremos otros residuos que nunca deberían haber llegado como plásticos, pegatinas de la fruta o papel de aluminio y reconocer que estos último no han sufrido ningún tipo de descomposición a diferencia de los restos orgánicos. De ahí la importancia reducir su uso y reciclarlo en su contenedor correspondiente.

Criba de compost

 


¿Qué necesito para empezar un proyecto de compostaje escolar en mi centro educativo?

El ingrediente más importante para comenzar un proyecto de compostaje escolar es el compromiso de equipo educativo y del resto de profesorado del centro.

 

Si disponemos de este esencial ingrediente el proyecto funcionará con muy poca ayuda extra, ya que la implicación, la motivación y las ganas de ser parte de un cambio colectivo a favor del medio ambiente inspirará al resto de comunidad educativa.

Equipo docente unido

 

Los niños, niñas y jóvenes por lo general están muy abiertos a la participación en proyectos de este tipo y bajo nuestra experiencia profesional son acogidos de manera extraordinaria, al sentirse parte importante de un proyecto vivencial.

 

Por otra parte, las familias al ver un equipo docente involucrado, convencido y partícipe se sentirán reconfortados y seguros de que esta experiencia educativa solo les puede aportar beneficios tanto a corto como a largo plazo.

2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *