Cómo saber si reciclo bien en casa

Descubre qué tienes que saber para reciclar bien tus residuos.

Son muchas las actividades, talleres y charlas que hemos realizado en estos años entorno al mundo de los residuos y el reciclaje y te queremos contar la conversación típica que siempre surge cuando hablamos sobre reciclaje:

  • ¿Reciclas en casa?
  • Sí, claro. Llevo mucho tiempo reciclando y separo todo!
  • ¿Tienes dudas?, ¿Crees que lo haces bien?
  • No, lo hago todo bien, además lo llevo haciendo mucho tiempo.
  • Genial! Entonces te invitamos a realizar este puzle donde tienes que separar los residuos que deben ir al contenedor azul y los que debemos tirar al amarillo, pero cuidado porque hay residuos “trampa” que no deben ir a ninguno…

Y, … ¿qué pasa entonces? Que empiezan las dudas concretas, con residuos como:

-El papel de cocina o servilletas sucias
-El papel de aluminio de envolver bocadillos
-Las bandejas de corcho blanco (poliestireno expandido)
-Desodorantes en spray
-Juguetes de plástico rotos…

 

Algunos residuos nos hacen dudar y es aquí donde disponer de la información correcta nos hará separar bien para reciclar mejor. Contribuyendo a la reducción de impropios, es decir, residuos depositados erróneamente en el contenedor que no le corresponde y que por tanto no se reciclarán.

Seguimos con la conversación:

– El papel de cocina usado y los pañuelos de papel, ¿no se deben tirar al azul?
– No, este tipo de papel lo podemos tirar al contenedor marrón para hacer compost o al contenedor de resto, pero no al       azul ya que no se reciclará.
– Vale! Yo siempre lo tiraba al azul.
– ¿Y un juguete de plástico roto? ¿Dónde lo tiras?
– ¡Al amarillo! ¡Es de plástico!
– Al contenedor amarillo sólo debemos tirar los envases de plástico, latas y briks y un juguete no es un envase.
– ¡Anda! ¡Yo pensaba que al amarillo se tiraban todos los plásticos!. Y entonces, ¿dónde lo tiro?
– La mejor opción sería repárarlo y si no es posible, llevarlo al punto limpio de tu localidad.
– Y, ¿el blíster de los medicamentos?
– Al amarillo porque es de aluminio y ¡es un envase!
– ¡Atención! Los envases vacíos o con restos, las cajas de los medicamentos, los que no uses y los medicamentos                    caducados debes de llevarlos al contenedor Sigre que encontrarás en las farmacias.
– ¿Y las cajas de cartón y el prospecto también, no van al contenedor azul?
– ¡Todos los envases y residuos de medicamentos a la farmacia!

Y es que aunque lo ponga claramente en los contenedores, lo leamos una y otra vez en folletos, carteles o regalos varios, incluso lo escuchemos en anuncios de radio y televisión, una gran cantidad de personas sigue pensando que el contenedor amarillo es el contenedor de plásticos y no es así! El contenedor amarillo es el de envases de plásticos, latas y briks. Esto implica que todos los residuos de plástico que tenemos en casa y que no son envases deberemos buscar el mejor lugar donde depositarlos, aunque aquí las opciones se reducen a:

  • Reparación y reutilización
  • Punto limpio
  • Contendor resto

-Entonces, ¿un juguete de plástico roto, una pelota de plástico o un cepillo de dientes no lo puedo tirar al amarillo?
-¡No!

A medida que somos más conscientes y tenemos la información correcta nos hacemos más responsables de nuestros residuos y nos damos cuenta que reciclar no solucionará el problema. La solución pasa por nosotros, por decidir qué compro, cómo lo compro y qué pasará con ello cuando ya no lo quiera o se convierta en un residuo.

¡Piensa, reflexiona sobre ello y realiza una compra consciente!

Y para seguir desmontando los principales errores en reciclaje doméstico, recuerda:

• Pañuelos de papel o de cocina usado al compostador o contenedor de resto.
• Bombillas al punto limpio.
• Fotografías al contenedor de resto.
• Tapes de metal o plástico de botes de vidrio al contenedor amarillo.
• Corchos de botellas al compostador o contenedor de resto.
• Bandejas de corcho blanco (poliestireno) al contenedor amarillo.
• Papel y bandejas de aluminio al contenedor amarillo.
• Sprays de metal al contenedor amarillo.

Como veis, a veces, un simple juego como un puzzle en un punto informativo nos hace ver la realidad desde otro punto de vista.

 

Se suele decir que escuchamos lo que queremos oír y esto se debe a la atención selectiva. Nos enfocamos solo en determinados aspectos y dejamos de lado otros. Concretamente en este caso la atención reside en dos palabras: plásticos y amarillo, obviando la palabra envases y por tanto confirmando y validando lo que pensábamos o creíamos en torno al reciclaje, de ahí expresiones como:

-“¡Yo reciclo todo y lo hago bien! Todos los plásticos los tiro al amarillo”.

Como te hemos comentado al inicio son situaciones que se repiten y que nos encontramos con mucha frecuencia, es por ello que nosotras desarrollamos todas nuestras actividades entorno a esta filosofía:

“Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo recuerdo” Benjamín Franklin

Ideamos, diseñamos y dinamizamos actividades y talleres donde eres el protagonista, te involucras y a través de experiencias, descubres y adquieres los conocimientos y destrezas para, en este caso, reciclar correctamente.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *